Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

domingo, 5 de febrero de 2017

Berrinches

E/Psic. Yosmar Fernández CNP 19.899. Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / facebook: divanparatodos

Imagen cortesía de: http://www.mamajoven.com/

Los famosos berrinches son manifestaciones de ira de los niños y que aparecen sin control en momentos de su vida, lo que ocasiona igualmente descontrol a la madre, quien carece de conocimiento sobre la evolución y desarrollo en las distintas etapas del ser humano, por lo que genera un desequilibrio que en la mayoría de los casos empeora la situación.

Los padres piensan al inicio de estos episodios, que se trata de malcriadez, lo que intentan corregir con nalgadas, gritos, ira, intentos de huída para evitar enfrentar la situación, pero lo que no saben es que los niños no han aprendido el autocontrol de sus emociones y que el berrinche es la oportunidad para enseñarles a hacerlo.

Se supone que el niño no sabe qué hacer cuando siente rabia, por eso grita, llora, se tira al piso y los padres deben controlarlo y explicarle cómo deben actuar en momentos de ira, también dando el ejemplo con su actitud, al tiempo que muestran amor, respeto y comprensión, lo que parece ser muy difícil cuando los padres también sienten ira por la situación.

Sin embargo, es necesario que sus progenitores se hagan conscientes de su propia conducta, ejemplo para sus hijos, ya que si le gritan, golpean y maltratan, el niño aprenderá que está haciendo lo correcto, lo que refuerza su conducta, y volverá a hacer berrinches, esto si se convertiría en un acto de mala crianza enseñado por usted.

Los padres o cuidadores no pueden pretender que el niño no grite si le gritan para intentar corregir, que no sea violento, si le golpean enseñando que la violencia está bien, no pueden pretender que el niño pida las cosas en calma, si se desesperan, que respeten si le irrespetan y así con todos los valores y conductas que se esperan de los niños.

Recordemos que el adulto cercano (madre, padre, cuidador), es la figura principal y más importante para el niño, modelo a seguir y es el responsable de enseñar a éste todas las herramientas que usará a lo largo de su vida, así que es necesario que el adulto evalúe su propia conducta, cuando le molesta alguna conducta de su hijo.

La inteligencia emocional es una de las inteligencias que nadie procura desarrollar, pues la educación se concentra en el área matemática, comunicacional, kinestésica, ambiental, entre otras, sin embargo el autocontrol y conocimiento de las emociones es una herramienta más poderosa que cualquier habilidad, lo que permitirá alcanzar el éxito en la vida de quien la posea.

Recomendaciones
Los padres o cuidadores deben mantener la calma, es decir no perder el control, preso de la ira que le produce la conducta del menor.
Los padres o cuidadores deben prestar atención a su propia actitud, tomando en cuenta, que esta servirá de referencia para el niño.
Los padres o cuidadores deben manifestar amor y evitar culpar al niño por su actitud.
Deben ponerse en el nivel del niño agachándose para mirarlo de frente, lo que genera un ambiente de igualdad y respeto.
Intente explicar que está bien que sienta rabia y que allí está usted para ayudarlo, usando palabras simples y en un tono de voz que transmita tranquilidad.
Si el niño le permite, abrácelo e intente dar apoyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario