Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

viernes, 3 de febrero de 2017

Adaptación escolar

E/Psic. Yosmar Fernández CNP 19.899. Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / facebook: divanparatodos

Imagen cortesía de: http://blogs.diariovasco.com/

Los cambios para el ser humano suceden durante toda la vida. Desde el nacimiento se viven diferentes situaciones que enmarcan y caracterizan la formación. El inicio de la actividad escolar es muy importante para el desenvolvimiento de su vida académica, social y de diversas índoles, y representa una presión tanto para la madre, como para el niño, este es uno de los cambios más importantes en la etapa de la niñez.

La adaptación se describe como el proceso en que los niños, padres y docentes establecen un contacto por primera vez a través del cual se observan las particularidades de cada quien, se conoce el espacio físico donde se desenvolverá el niño, y se observa la integración de este en ese espacio y contexto hasta ahora desconocido.

Éste proceso termina cuando el niño asiste con normalidad al centro de estudio. El período de tiempo adecuado para que ocurra la adaptación, dependerá de cada niño y sus particularidades, así como también el estilo de crianza, el parental, que propicia ese estilo de crianza, sus experiencias particulares y la colaboración del docente.

De una a dos semanas, dependiendo de la edad del niño, es el tiempo adecuado para que se logre el proceso de adaptación, siendo éste el aproximado sin que esto signifique que se necesite más o menos tiempo dependiendo de las características de cada quien. Según Félix Sánchez catedrático e investigador hay tres fases que se dividen en fase de protesta, de ambivalencia y de adaptación.

La fase de protesta es en la cual el niño toma conciencia que está solo, se manifiesta con llantos, intentos de huída, síntomas ansiosos, agresividad, rechazo a los profesores o negándose a participar en las actividades. En la fase de ambivalencia la protesta pierde fuerza y se alternan situaciones de rechazo con el bienestar en clase.

La fase de adaptación es entonces, en la que se evidencia la satisfacción del infante, supera la ansiedad, acepta al tutor y comienza a relacionarse con otros compañeros. El temperamento, carácter y personalidad harán las diferencias por lo que hay gran variedad de manifestaciones durante la adaptación escolar.
La inadaptación puede darse en niños que desde el punto de vista psíquico comienzan a generar rechazo por las actividades, el contexto escolar en su totalidad, así como también las actividades relacionadas, lo que resulta en rendimiento bajo cuando están en etapas superiores.

Puede evidenciarse con una rotunda negativa escolar que se trata de una oposición no solo en la escuela, sino también en casa, una negativa escolar pasiva manifestada en una falta de apetencia e iniciativa para el aprendizaje,  inhibición intelectual donde aparece malestar físico.

También puede verse el niño discordante que genera risas a sus compañeros, esto puede derivar en conductas disruptivas si existen otros componentes familiares que lo constituyan  y otras psicopatologías como la fobia escolar donde el niño se niega a asistir y cuando es obligado tiene síntomas fóbicos.

Recomendaciones
Atienda a todas las señales que da el menor, tales como llantos recurrentes fuera del contexto escolar o en tiempo prolongado luego de iniciar el periodo de adaptación.
Observe si su semblante es de agrado o de conformidad.
Si el menor presenta un constante desinterés en las actividades académicas, así como también síntomas somáticos tales como dolores de cabeza, mareos, entre otros, debe descartar cualquier patología médica orgánica y en caso de no padecer, debe visitar al psicólogo.

Escuche y lea Diván para Todos y busque ayuda cuando se presente alguna anormalidad en el contexto estudiantil, para evitar males mayores a lo largo de la escolaridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario