Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

lunes, 16 de enero de 2017

Amor no correspondido que parece correspondido

Me rindo: ¡Que seas muy Feliz!
E/Psic. Yosmar Fernández CNP 19.899. Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / facebook: divanparatodos

Amar no es del todo fácil si revisamos el concepto y lo comparamos con las características que predominan en el ser humano, donde existe un grado de orgullo tal, que el ego funcione y prevalece sobre todas las cosas, lo que hace que el sentimiento del amor verdadero se vea empañado.

Esto ocurre porque queremos ser valorados, reconocidos y por supuesto correspondidos, pero muchas veces éstas cosas no vienen juntas en la relación de pareja, algo tan complejo que varía ampliamente en el mundo del amor y la pasión.

Las relaciones vienen dadas por una normativa instaurada en el inconsciente colectivo, es decir, nadie nos enseña cómo debe funcionar una pareja, pero se asume que debe ser fiel, que debe haber equidad, respeto, reconocimiento mutuo y cumplir con las bases del amor consumado tales como el compromiso, la intimidad y la pasión.

Toda pareja tiene el fuerte y el débil, porque hay quien parece más relajado y otro más dependiente, estas diferencias pueden ser normales y sanas en un grado tolerable para ambas partes, sin embargo comienza a ser molesto y fuera de lo normal, cuando ocurre en extremo, hasta convertir la relación en algo tóxico y desgastante.

Tal es el caso de la pareja que debe hacerlo todo para mantener la relación, mientras que el otro simplemente se relaja a disfrutar todos los esfuerzos del “más débil” y mientras más recibe “el más fuerte”, más necesita para sentirse a gusto, es decir, nada de lo recibido le parece suficiente para estar contento y corresponder adecuadamente.

El más fuerte domina y decide cuándo corresponder, condicionando sus manifestaciones de afecto o reconocimiento, a ciertas actitudes bondadosas y hasta esclavizantes de su pareja débil, que en todo momento debe obedecer, el fuerte solo habla de los temas de su interés y visita sólo los lugares que le gustan, el débil debe acompañarlo, renunciar a lo que le gusta, cumplir su rol correcta e inquebrantablemente y asumir la responsabilidad del funcionamiento de la relación.

Si la naturaleza del más débil se manifiesta en algún momento, queriendo ser espontáneo y libre, saliéndose de los requerimientos del más fuerte, se producen conflictos en los que éste último se muestra indiferente y rígido, con actitud de molestia, inconformidad, haciendo sentir a su pareja responsable por el desajuste de la relación, con lo que abusa psicológicamente de quien posiblemente le ama y busca mantener su estabilidad familiar a toda costa.

Estas actitudes del más fuerte generan dolor y sufrimientos intensos al más débil, mientras, continúa cómodamente manipulando patológicamente las circunstancias del día a día. Es necesario identificar si su relación se encuentra en éste contexto, para que pueda decidir lo que usted verdaderamente quiere hacer con su vida.
Darse cuenta puede ser doloroso, pero es el camino a salir de ésta relación que le ofrece lágrimas y tristezas abundantes, versus días escasos de supuesta felicidad familiar, que le hacen parecer que su amor es correspondido. A continuación las características más resaltantes del amor no correspondido que parece correspondido:
  • Le dice que la ama, pero que usted es quien empaña todos los momentos de tranquilidad.
  • A pesar de que dice que la ama, en ocasiones le dice que no la ama porque su actitud no es la adecuada, pero que la relación se puede salvar si usted se esfuerza más.
  • Le dice que echa a perder con los pies lo que hace con las manos.
  • Le dice que usted es la única responsable si la relación se termina.
  • Le dice que debe ganarse los besos, abrazos o manifestaciones de cariño.
  • Le dice que los momentos de intranquilidad son porque usted no obedece, ni hace las cosas como se le indican.
  • Le dice que si le deja, usted es quien sufrirá hasta morir.
  • A éste no le importan sus necesidades, y lo demuestra porque no reacciona ante su sufrimiento.
  • No quiere abordar temas que no sean de su interés, los que usted propone los pospone para un momento que nunca llega.
  • Se niega a hacer terapia, pues considera que es usted quien debe ir.
  • Le genera más lágrimas que alegrías (haga un balance escrito).
  • Le demuestra que le da igual si usted está en su vida o no.
  • Sus besos y atenciones están condicionados, dependen de que su actitud sea a su gusto.
  • Usted mientras tanto hace todo lo mejor que puede y aún no es suficiente.
  • Nada de lo que usted hace le acomoda.
  • Usted a veces siente que no sabe cómo actuar para que no se moleste.
  • Usted como víctima de maltrato psicológico cree que le están correspondiendo, y que es responsable del bienestar de su familia, cree que sufrirá mucho si le deja, cree que es responsable, inadecuado(a), que está enfermo(a) de celos, cólera, etc.
  • Si usted se identifica con seis a diez de las características aquí dispuestas, por favor busque ayuda profesional de inmediato, es mi única recomendación de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario