Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

lunes, 19 de diciembre de 2016

Miedo, tristeza y ansiedad vive la población venezolana

E/Psic. Yosmar Fernández CNP 19.899. Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos /Instagram y facebook:divanparatodos
http://divanparatodos.blogspot.com/

Las emociones son reflejo de los pensamientos de los seres humanos, por lo que éstas se apoderan del cuerpo y la conducta de la gente, tomando en cuenta que el entorno y las experiencias juegan un papel muy importante que influye directamente; en este sentido el miedo, la tristeza y la ansiedad, son lo más común en éste momento, debido al contexto histórico y social que vive Venezuela.

Esto ha sido demostrado por diversos estudios que se han hecho para sondear el nivel de felicidad que experimentan las personas en las principales ciudades del país, tal es el caso del estudio de la psicóloga clínica Yorelis Acosta, que explica que por ejemplo en Caracas la primera selección de emoción experimentada es la tristeza, seguida del miedo y la ira, mientras que en Maracaibo la ira aparece en primer lugar, luego el miedo.

Bajo el basamento de estas investigaciones, se puede deducir que las emociones predominantes en la población venezolana son negativas, por cuanto se puede ver afectada no solo la salud mental, sino la física, causando migrañas, hipertensión arterial, problemas coronarios, falta de irrigación sanguínea o isquemias cerebrales, accidentes cerebro vasculares, entre otras.

Desde el punto de vista psicológico las afecciones pueden ser ansiedad, estrés, angustias, cambios de estados de ánimo, estrés, síntomas presentes en cualquier psicopatología que puede desarrollarse si se prolonga por un tiempo significativo clinicamente y afecta cualquier ámbito de la vida de las personas, el familiar, personal, conyugal, laboral, académico, etc.

Esto es lo que está ocurriendo en Venezuela, donde se registran problemas de todo tipo, lo que ha generado una epidemia social psicológica a todas luces, y que disminuye la capacidad de relacionarse interpersonalmente, así como también se ve afectada la motivación y esperanza, por lo que también hay altos índices de personas con síntomas depresivos.

La navidad por ejemplo permite la hermandad, solidaridad, generosidad, esperanza, sentimientos contrarios a los estados de ánimo y emociones predominantes como la ira, el miedo y la tristeza, que sienten los venezolanos, es decir, inconscientemente no son aceptadas por las personas que están invadidas por estos sentimientos, y esto las hace ser más vulnerables al control del poder gubernamental.

Por esta razón no es prudente dejarse quitar la paz, y si los pensamientos que le causan todas estas emociones aparecen en su mente inevitablemente, como resultado de las necesidades insatisfechas, siga las siguientes recomendaciones:

No se deje quitar la navidad. Si no hay dinero para elaborar el pesebre con elementos nuevos y decorativos, decore con todo lo que se guarda de años anteriores. Si no puede hacer hallacas, póngase de acuerdo con su familia para elaborar un sancocho, un pollo horneado o cualquier comida, dejando que cada familiar haga el aporte de algún ingrediente, pero no deje de reunirse.

Haga los rituales que siempre ha hecho en navidad, incluyendo las reuniones familiares, haga intercambio de regalos o el elefante blanco, con objetos usados de su casa como un candelabro, unos zarcillos, un cintillo, una jabonera, cualquier detalle en buen estado o algo que le hayan regalado un día y no esté usando, intercambie alguna prenda de vestir, sólo hay que acordar las normas y límites para jugar y divertirse.

Los regalos a cada miembro de su familia pueden abundar como nunca éste año, solo debe sumar valor a los regalos como un te amo, un abrazo, ver abrazados una buena película, dar su compañía, salir a caminar juntos disfrutando el paisaje y la naturaleza, respirando aire puro, escuchando los pájaros y viendo el bamboleo de los árboles. No dude en dar muchos de éstos regalos a todos.

Ayude a los vecinos o un semejante en alguna necesidad, aunque sea escuchando sus conflictos, ofreciendo su hombro o ayudando a cruzar la calle. También debe hacer lista de deseos y anhelos para el año venidero, perdone a sus enemigos, dejando en paz su corazón, cultive su esperanza y ríase todo lo que pueda. Tenga una feliz navidad y no pierda la esperanza, en la crisis se crece. Busque ayuda profesional si no puede superar su malestar y lea Diván para Todos.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Importancia del autoestima en la preadolescencia

***El desarrollo del autoestima dependerá de la consolidación de las etapas anteriores, ya que en esta etapa el niño preadolescente, en su latencia tiene la oportunidad de compararse con sus pares.

E/Psicología Yosmar Fernández CNP 19.899
Imagen cortesía de: http://www.solostocks.com.ar/

Esta etapa ocurre entre los 5 y 11 o 12 años, edad en la cual los padres tienen la responsabilidad de fortalecer su autoestima, fortalecer su autoconcepto, que funcionará como base de las decisiones que debe tomar y que guiarán su conducta. En esta etapa los padres, vecinos y compañeros son los más importantes en su vida.

Cuando las etapas oportunas para consolidar su confianza, autonomía e independencia fallan, el niño se sentirá inseguro, culpable y por ende sentirá que es diferente a sus pares.

Esto ocasiona que el preadolescente no tenga la suficiente fuerza para tomar decisiones propias, basadas en las orientaciones de los adultos, porque son éstos los que se han encargado de juzgar y recriminar sus decisiones a lo largo de su vida.

Por consiguiente, el niño crecerá con baja autoestima, un aspecto más que hace dificil su desarrollo psicosocial propio de la adolescencia, etapa que sigue, y que será más dificil si no se trabaja en mejorar la forma en como se siente consigo mismo.

En esta etapa el apoyo de los padres es indispensable, pero ésta debe complementarse con el trabajo de los maestros en el área escolar, y estar muy atentos a sus experiencias para poder orientar oportunamente ante cualquier situación que debe sobrellevar.

Cuando el niño  se siente inferior, tenderá a evitar relacionarse socialmente, aunque quisiera hacerlo, pero siente que cualquier comentario es un juicio a su valía, es decir, desarrolla una distorción cognitiva que no le permite sentirse a gusto en las relaciones interpersonales.

Lo anterior trae como consecuencia un rechazo por parte de sus compañeros, por parte de los padres que castigan y regañan, sin darse cuenta que tanto ellos, como el niño, necesita atención psicológica para continuar efectivamente con el desarrollo psicosocial propio de ésta edad.

Recomendaciones
Ayude a sus hijos a desarrollar un concepto sano sobre si mismo evitando palabras negativas sobre su persona.
Atacar el problema y no a la persona.
Orientar ante las experiencias que vive fuera del hogar.
Reconocer sus logros particulares
Fortalecer la personalidad en formación.
Reconocer los errores que ha cometido como padre y ayudarlo a desarrollar confianza, autonomía e independencia para evitar complicaciones futuras.
Lea Divan para Todos en divanparatodos.blogspot.com, en guayoyopress.com, en diario El Tiempo impreso y digital, y por supuesto escuche la versión radial por Boconesa 107.3 fm, los sábados a las 9 am. Orientación gratuita para inteligentes.