Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

martes, 27 de septiembre de 2016

Violencia doméstica

E/Psic. Yosmar Fernández, Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / Instagram y facebook: divanparatodos
Imagen cortesía de: http://www.estadodeisrael.com/

Para conocer las diferencias entre los profesionales que hacen abordaje a la psiquis humana y entender qué profesional buscar según su situación, ingrese en el siguiente enlace:
http://divanparatodos.blogspot.com/2015/01/diferencias-entre-profesionales-de-la.html

La violencia doméstica es un problema que se presenta en muchos lugares del mundo, pero se evidencia con mayor énfasis en zonas en las que el machismo predomina en la sociedad, siendo esta una de sus causas frecuentes, sin descartar los problemas de violencia que viven los violentos desde niños, cuando son las víctimas, para luego convertirse en victimarios.

Esto lo que significa es que como bien dice el dicho popular “la violencia genera más violencia”, y es porque el ser humano criado en un ambiente violento, no puede ser menos que un abusador en su vida de adulto, esta práctica se presenta en ambientes en los que no hay amor, conciliación, autocontrol, respeto.

Ante esta situación muchas víctimas no saben qué hacer, no saben cómo actuar, ni cómo salir de este círculo vicioso en forma satisfactoria, ya que son presas del miedo y la ansiedad constante, frente a las situaciones desconocidas que atraviesan en su cotidianidad.

Esto es lo que hace que las víctimas se sientan atrapadas y no hallen salida. Aquí una gran contrariedad cognitiva se hace presente y si no cuenta con el apoyo social adecuado que le de respaldo, puede permanecer en ese ambiente e incluso perder la vida sin haber intentado siquiera buscar ayuda profesional.

Recomendaciones:
Es importante que las víctimas sientan que pueden contar con el apoyo de sus familiares, con el apoyo de los profesionales en psicología, que le pueden brindar estrategias para poder disminuir los síntomas de ansiedad, los miedos y las resistencias al cambio y así enfrentar situaciones de manera más exitosa.

También es bueno tener números telefónicos a la mano para hacer llamadas cuando sea necesario, así como también avisar a los vecinos lo que está sucediendo, para que acudan al auxilio en un momento determinado, pero es imprescindible resolver la situación, alejándose del conflicto lo más posible, para evitar mayores cosas qué lamentar.

Tome decisiones en base a su seguridad y valía como ser humano, tomando en consideración que las agresiones verbales emitidas por una persona que presenta un trastorno, son sólo agresiones verbales y no realidades, para que no vea afectada su autoestima.

De igual manera es necesario alejarse de la situación por la seguridad de los menores cuando estos se encuentran presentes, ya que los desajustes emocionales, psicopatologías, dificultades sociales y de rendimiento escolar, rebeldía y agresividad, son solo algunas de las consecuencias de presenciar hechos violentos en el hogar.


No renuncie a su felicidad y recuerde que ésta no depende de nadie, por lo que nunca es tarde para valorarse, amarse y reconciliarse con la vida, alejándose de lo que le hace mal para encontrar un mejor futuro para usted y los suyos, recuerde que siempre hay un buen profesional en quien puede confiar. Pero si es usted la persona que agrede busque ayuda para que no termine solo o preso.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Asalto emocional

E/Psic. Yosmar Fernández, Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / Instagram y facebook: divanparatodos

Imagen http://tusejemplos.com/

Para conocer las diferencias entre los profesionales que hacen abordaje a la psiquis humana y entender qué profesional buscar según su situación, ingrese en el siguiente enlace:
http://divanparatodos.blogspot.com/2015/01/diferencias-entre-profesionales-de-la.html

El ser humano no está exento de sufrir un estallido emocional, que puede catalogarse como asalto, según la denominación que le dio el periodista y psicólogo Daniel Goleman a estas experiencias, en las que la razón no actúa, y en consecuencia el resultado es poco favorable para quien las vive, es la consecuencia del poco control emocional que se ha desarrollado.

La amígdala en el cerebro límbico actúa y en un instante desencadena una reacción, antes de que la neocorteza pueda vislumbrar lo que ocurre; esto pasa porque las emociones actúan antes que la razón, en personas que tienen pobre control sobre sus impulsos, muchos aseguran no saber qué les pasó.

Es cuando dicen “no sé ¿qué me paso?”, “no sé ¿por qué actué de ese modo?” y es porque no han aprendido a controlar sus impulsos adecuadamente, por lo que pueden inclusive cometer delitos irreparables y en el mejor de los casos cometer equivocaciones importantes con los hijos, la pareja o cualquier persona, para después al analizar darse cuenta que cometieron un  error.

Esto ocurre cuando la persona se hace presa de la ira, pero también cuando la alegría es muy grande, la reacción que parte de la emoción y carece de racionalidad, es una respuesta impulsiva que puede catalogarse como asalto emocional y que hace que la persona actúe en consecuencia, sin percatarse de que la conducta puede no ser la más apropiada.

Controlar los impulsos y reconocer las emociones es parte de las habilidades asertivas que debe desarrollar el ser humano y estas a su vez radican en el desarrollo de la inteligencia emocional; por esta razón es necesario que permita a sus hijos niñas o niños, manifestar sus emociones, reconocerlas y controlarlas.

Cómo controlar los asaltos emocionales
Primero hay que hacerse consciente de que se actúa desde la impulsividad y no desde la racionalidad, aceptando su debilidad.

Segundo debe aprender a detenerse siempre que reciba información de cualquier tipo, para pensar y luego actuar.

Una técnica muy común es contar hasta 10, esto le permitirá a su cerebro hacer el proceso necesario para que la información llegue al neocortex, zona encargada de razonar frente a las distintas situaciones.


Si usted no sabe cómo lograrlo o lo ha intentado y no logra resultados, debe visitar un psicólogo para que le ayude en el proceso y pueda evitar situaciones más lamentables.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Impacto del terror en los niños

E/Psic. Yosmar Fernández, Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / Instagram y facebook: divanparatodos
Imagen cortesía de: http://www.psicodiagnosis.es/

Las películas de terror, telenovelas o series que son transmitidas por los medios de comunicación y a las cuales se tiene acceso a través del internet, pueden ser perjudiciales para la salud física y psicológica de los niños. Por esta razón comprobada científicamente, las leyes exigen que sean transmitidos en los horarios supervisados.

Sin embargo muchas veces los responsables no supervisan lo que ven los menores, además a través de internet y programas de canales internacionales, ofrecen distintas opciones a la mano de cualquiera, para descargar contenidos de todo tipo que atenta sobre los niños de una forma inminente.

El desarrollo cognitivo en el ser humano es paulatino y la consolidación de la diferencia entre fantasía y realidad se logra alcanzar luego de un proceso de madurez perceptiva y de pensamiento. Además la teoría del aprendizaje vicario demuestra cómo los niños son capaces de imitar cualquier cosa que vean y que les sirva de modelo.

Tal es el caso de la teoría desarrollada por el psicólogo canadiense Albert Bandura quien con su famoso muñeco bobo, pudo comprobar que los niños son capaces de agredir, luego de observar de un modelo, cómo pueden hacerlo. Además de éstos aprendizajes obtenidos a través de la observación, están las psicopatologías que pueden desarrollar.

La vulnerabilidad a trastornos de ansiedad, tales como el trastorno de estrés post traumático, trastorno por estrés agudo y cualquier otro traumatismo, puede presentarse a través de una película que incremente la tolerancia del infante. Éste puede sufrir síntomas vasovagales, irregularidades cardíacas, cefaleas, náuseas, sudoración, entre otros.

Estos trastornos producen pesadillas, miedos que se presentan sobre todo en las noches, tensión, insomnio, problemas alimenticios y gástricos, que pueden prolongarse por el tiempo que determine el trastorno y que ameriten atención psicológica, en muchos de los casos no tratados con un profesional por falta de conocimiento de su importancia.

Los padres no solo permiten que cosas como éstas puedan suceder, bien sea por descuido o accidente, sino que además no conocen la importancia de visitar al psicólogo y dejan que el niño continúe adelante con dudas y temores. Es importante y necesario reconocer que la ayuda psicológica va a permitir al niño superar los traumas y crecer libre de vulnerabilidad a futuros nuevos trastornos.

Además las imágenes almacenadas en el hipocampo continúan presentes a lo largo de la vida, debido a la carga emocional que se involucra en el registro de las mismas, esto hace que se presenten hipermnesias que son pensamientos que aparecen insistentes en la mente del menor, con elementos visuales observados en la película que se van recuperando paulatinamente.

Esto hace que los niños vivan pesadillas y miedos que con el tiempo aprenden a controlar, pero que les causa sufrimiento psicológico por mucho tiempo. La recomendación principal es evitar que los niños se expongan a estas historias de terror, que se pueden convertir en terror también para los padres.


Si esto sucede, no deje solo el niño, ofrézcale su apoyo abrazándolo y ayudándolo a distraer los pensamientos con canciones infantiles, imágenes inofensivas, ejercicios de relajación, cuentos infantiles libres de violencia, encienda la luz, dele a tomar agua, acompáñelo mientras supera el trauma y explique diferencias entre realidad y fantasía, por último visite al psicólogo y tome previsiones la próxima vez.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Qué es el síndrome del Burnout

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas
divanparatodos@gmail.com.
Foto cortesía de primeranoticia.net

Es un síndrome que se produce en el campo laboral como resultado de relaciones interpersonales estresantes, cargas de trabajo que sobrepasan las capacidades de la persona y generan estrés. En términos generales, las diferentes situaciones de la cotidianidad laboral que se abordan deficientemente, por falta de habilidades para afrontarlo, dan como resultado la aparición del síndrome de Burnout.

Si está en una situación difícil y debe tomar un trabajo que no le satisface adecuadamente trate de hacerlo temporalmente, para que evite prolongar situaciones que lo afecten emocionalmente y lo incapaciten más adelante, ya que el síndrome de Burnout le traerá como consecuencia no poder cumplir con las obligaciones que le corresponden.

Cómo saber si tiene el síndrome
Si los síntomas de estrés están asociados al trabajo
Si presenta cefaleas, molestias gastrointestinales, insomnio.
Problemas relacionales, absentismo laboral.
Distanciamiento afectivo, ansiedad, disminución del rendimiento laboral.
Negación de los síntomas y desplazamiento de éstos a otras áreas de la vida.

Causas:
“El estrés como resultado de una responsabilidad, que con frecuencia supera las capacidades del individuo para resolverlas, y si a esto le agregamos la incertidumbre del futuro, los problemas económicos y las relaciones familiares con poca tolerancia, son fuertes detonantes.
La deprivación del sueño y el efecto que causa en el desempeño laboral y académico ha sido estudiado y recientemente sujeto a regulaciones, está comprobado que la deprivación crónica del sueño modifica la concentración y altera la capacidad de decisiones que como resultado se incrementan los errores con consecuencias fatales”. https://es.wikipedia.org

Prevención:
No acepte más responsabilidades de las que usted sabe que puede cumplir.
No exceda las horas reglamentarias de su horario de trabajo.
No use su entorno familiar ni de descanso para pensar o intentar resolver asuntos laborales.
Incursione en algún deporte o actividad de esparcimiento para sus días libres o tiempos de descanso.
Dé un trato de respeto y de distanciamiento a sus compañeros de trabajo, evitando chismes.
Evite opinar en situaciones que no le competen
Busque trabajos que le agraden y que le den una remuneración que le den satisfacción.
No permita abusos de ningún tipo, para eso están las autoridades.

Recomendaciones:
Evitar horarios excesivos de trabajo.
Cambiar de ambiente laboral.
Buscar mejoras salariales (más satisfactorias).
Busque otro trabajo si hay abuso laboral, maltrato.
Mantenga buenas relaciones interpersonales practicando la asertividad, el respeto y ocupándose de lo que a usted le compete exclusivamente para evitar complicaciones sociales en uno de los espacios en los cuales pasa la mayor cantidad de tiempo al día.
No se deje llevar por las distorsiones cognitivas “yo debo”, y cumpla con lo que se puede de manera eficiente y responsable.