Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

miércoles, 31 de agosto de 2016

Hipocondríacos… ¿están o no enfermos?

E/Psic. Yosmar Fernández, Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / Instagram y facebook: divanparatodos


La respuesta es sí. Con esta aseveración inicio diciendo que los síntomas en personas con hipocondría si existen y si sienten todo lo que manifiestan. La negación de estas personas a aceptar que padecen esta psicopatología, radica en que se les diga que no tienen nada, cuando si tienen y ellos siguen sintiendo cualquier cantidad de sensaciones que les causan ansiedad.

Las personas que padecen hipocondría sienten preocupación y miedo de padecer algo grave no identificado y por lo que pudieran morir, a esta conclusión pueden llegar, con tan solo prestar atención a los síntomas somáticos e interpretarlos y adjudicarlos a alguna enfermedad a la que temen.

Muchos hipocondriacos no presentan síntomas suficientes que permitan un criterio diagnóstico clínico, sin embargo otros si descubren diversas patologías clínicas que les aquejan, pero que vienen asociadas a síntomas concominantes de origen psicológico, cuando éstas se presentan con ataques de pánico y diversas ansiedades que paralizan la vida del sujeto.

La familia juega un papel preponderante en la evolución de la psicopatología, cuando las emociones manifiestas se escuchan constantemente por parte de quienes rodean la persona que padece los síntomas hipocondriacos, es decir, cuando se intenta contrarrestar o concientizar la persona insistiéndole que no tiene nada y que son ideas nada más.

Esto conlleva a que la persona hipocondriaca se aferre más a su concepto, busque mayor ayuda de médicos especializados y causa roses y enfrentamientos familiares, sin que con ello se obtengan resultados positivos, por lo que no es recomendable cargar su ambiente de comentarios que ataquen la persona y no el problema.

Características descriptivas extraídas del DSM-IV-TR 1995.
A menudo los pacientes suelen presentar su historia clínica de manera muy detallada y extensa. Es frecuente la presencia de peregrinaciones médicas con frustración y enfado por creer que no reciben la atención apropiada y se resisten a ser remitidos a profesionales de la salud mental.

Las exploraciones diagnósticas repetidas pueden provocar gastos de dinero, se pueden ver alteradas las relaciones familiares y laborales a menos que el hipocondríaco limite sus preocupaciones a horarios no laborales, pero estas son las únicas que calman su ansiedad. En casos más graves el individuo con hipocondría puede llegar a la invalidez total.

Las enfermedades graves, particularmente en la infancia, y los antecedentes de alguna enfermedad en miembros de la familia se asocian a la aparición de hipocondría. Se cree que las situaciones de estrés psicosocial, sobre todo la muerte de alguna persona cercana, pueden precipitar la aparición de este trastorno.

Recomendaciones
Para que una persona se pueda diagnosticar con hipocondría debe estar presentando estos síntomas por al menos 6 meses. Es recomendable que la familia comprenda la situación para evitar comentarios y ataques, también es prudente la atención multidisciplinaria por parte del psiquiatra y el psicólogo.

Hacer acompañamiento en el proceso de recuperación, sobre todo por parte de su apoyo social primario (la familia), para evolucionar a través de las tareas puestas por el terapeuta.

Desarrollar actividades reconfortantes y placenteras que le distraigan, para evadir los pensamientos que generan ansiedad y preocupación.

Comprender las recaídas como parte del proceso de recuperación, pero insistir en el proceso con determinación y voluntad.

Aprender nuevos conceptos sobre el funcionamiento del cuerpo, haciendo comparaciones racionales con las personas a su alrededor, hasta establecer un concepto más funcional y armónico sobre su cuerpo y las señales que este emite.

Todo esto de la mano con su psicólogo y psiquiatra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario