Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

lunes, 1 de agosto de 2016

Anhelada libertad

E/Psic. Yosmar Fernández, Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / Instagram y facebook: divanparatodos

La libertad es el estado en el que la persona puede decidir sobre su futuro, el camino a escoger, la ropa qué usar, el peinado que ponerse, el sitio a dónde ir, la pareja que quiere, la conducta a elegir, pero la libertad plena en la que esas decisiones pueden hecerse como se quiere en forma absoluta, no existe.

Y no existe porque siempre debemos rendir cuentas a las personas que nos rodean, además debemos tomar esas decisiones en función de las personas con las que vivimos y que debemos respetar y considerar, sobre todo si esas personas son los hijos que son su plena responsabilidad.

Recuerde que la conducta que se tenga será copiada por los hijos y es necesario cuidarla y permitir que sirva de modelo para construir el respeto y estima que las personas deben tener por su propio cuerpo, la motivación y dedicación que se debe tener a la hora de estudiar, la responsabilidad en el trabajo, etc.

Todas estas conductas modelo, deben servir de guía a los hijos y por lo tanto son decisiones que se toman con mucha cautela, tomándolos en cuenta, por esa razón la libertad nunca es absoluta, no existe y siempre es necesario medir las consecuencias y las personas que se pueden ver afectadas como resultado de los actos elegidos.

En la juventud, los adolescentes desean su libertad para ir a fiestas, salir cuando quieran, disfrutar de paseos, pero eso puede ser posible cuando se tienen los medios económicos para la independencia familiar, que se logra con un trabajo, que debe respetar y considerar a la hora de ese tipo de disfrute, por lo que no tiene libertad de hacer lo que se le antoje.

Las personas cuando se divorcian quieren recuperar su  tiempo perdido y esperan conocer nuevos amores, tener nuevas experiencias sexuales, dormir a la hora que se antoje, cocinar si es de su agrado o comer afuera, pero si tiene hijos, nada de esto será posible, a menos que quiera ver cómo la vida le pasa factura, cuando estos hagan lo mismo que usted y ya sea demasiado tarde.


Y si no tiene hijos, tiene hermanos, padres y otros familiares que usted debe respetar, considerar y que le limitarán cuando se preocupen por usted y le exijan explicaciones de lo que hace. La verdadera libertad es hacer lo que usted debe hacer y no lo que quiere hacer, siempre respetándose a usted mismo y a quienes le rodean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario