Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

domingo, 10 de julio de 2016

¿Cómo evitar la rebeldía en los adsolescentes?

E/Psic. Yosmar Fernández, Teléf.: 0426-8723699 Correo:divanparatodos@gmail.com
Twitter: @divan_paratodos / Instagram y facebook: divanparatodos
Gráfica cortesía: http://tabascohoy.com/

Una de las razones más comunes de visitas al psicólogo por padres de adolescentes e inclusive niños, es la rebeldía. La queja principal es la incapacidad de los padres para controlar la conducta de sus hijos y la falta de respeto que se desarrolla en las relaciones familiares.

Ésta conducta que se evidencia sobre todo en la adolescencia comienza en la infancia y tiene su origen en múltiples problemas que se presentan dentro del hogar, entre ellas la dificultad que tienen los progenitores para pasar tiempo con sus hijos y disfrutar momentos placenteros, de confianza y libertad.

Lo primero que hay que aclarar es que los padres muchas veces tienen la errada creencia de ser omnipotentes y que pueden exigir ceñidamente, haciendo cumplir patrones de crianza, que muchas veces no son los más adecuados, porque están impregnados de miedos, culpas, necesidades no resueltas y estas son transmitidas a sus hijos sin tregua.

Otras razones son la extrema tranquilidad, pensar que los hijos pueden arreglárselas solos en todos los momentos de su vida y que sus actividades no son importantes. Querer imponer todo en casa, sin dar espacio a que los hijos manifiesten sus tristezas, emociones e inquietudes, así como dejar que sean ellos los que lleven las riendas, son dos patrones parentales equivocados.

Los padres con estas características tienden a juzgar a sus hijos, prohibir de forma rotunda y en el otro extremo tienden a desinteresarse entre otras muchas cosas, por la hora de llegada, porque consideran que esta acción es otorgar confianza al adolescente.

Los niños y jóvenes actúan con rebeldía, cuando quieren oponerse a las cosas que viven en el día a día, es decir, cuando no están a gusto con la forma de ser tratados en casa y el ambiente en el que se desarrollan, esto ocurre como una reacción inconsciente, propia de un ambiente disfuncional. Para evitar esto usted debe:
  •  Propiciar un ambiente sano libre de gritos y discusiones, para lo cual hay que desarrollar una comunicación asertiva que debe ser aprendida.
  • Permitir que su hijo haga las cosas propias de su edad, bajo la supervisión y acompañamiento de sus padres, tomando en consideración que todo hay que explicárselos, porque no nacen con conocimientos previos.
  • Comprender las equivocaciones de sus hijos como parte de su desarrollo y que estas equivocaciones no los definen como seres humanos.
  • Atacar la conducta y no el niño, cuando ésta no esté acorde con lo que usted considera que debe ser su conducta.
  • Establecer negociando normas claras y cumplirlas sin quebranto.
  • Permitir que expresen todo lo que quieren y sienten sin juzgar ni castigar.

Como siempre, la recomendación es visitar su psicólogo de confianza, si no sabe cómo hacerlo, o no le da resultado. La atención psicológica es indispensable. Psicoeducate.


“Debemos amar a los psicólogos, debemos cuidarlos, protegerlos, porque ellos son los ángeles guardianes que Dios nos envió” Papa Francisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario