Diván pata Todos

E/Psicología Yosmar Fernández Villegas

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Fuerza de voluntad

Yosmar Fernández
Estudiante de Psicología
El trabajo de la voluntad es esencial en toda acción que se emprenda, es necesario para lograr cambios en las personas y mantener una actitud recta ante lo que puede ser tentador para la persona.

Yosmar Fernández Villegas CNP 19.899 / Estudiante de Psicología
divanparatodos@gmail.com Twitter: @yosmarfvillegas

El motor de la fuerza de voluntad es la motivación, la misma que se encarga de darle forma a las conductas que se realizan en la cotidianidad. Es necesario saber que la motivación no forma parte de la personalidad, sino que se trata de un estado de ánimo de las personas, por lo que falta en aquellos que se encuentran deprimidos o con bajos estados de ánimo.

Para moverse ante cualquier tarea es necesario encontrar la razón para seguir hacia alguna dirección, y para eso se debe saber que existen muchas razones para hacer las cosas, cuyo motivo más resaltante es el sí mismo. Ante éste planteamiento es bueno recordar que se vive en el mundo para ser feliz y que esa felicidad depende de cada quién.

La satisfacción personal al lograr los objetivos, pueden ser otra estrategia para reanimar la motivación, al igual que el reconocimiento de las demás personas, servir de ejemplo para los hijos, funcionar generativamente dejando siempre legados a nuevas generaciones, sentirse y estar sanos, entre otras muchas cosas. Luego de encontrar la motivación es necesario fijar la meta prevista y seguir en la dirección adecuada para alcanzarla.

Siempre habrá momentos en los que se desea seguir adelante otro día, o momentos en los que parece que se desea flaquear, hay tentaciones y hasta recomendaciones de gente tóxica que invitan a desviar el camino, es allí donde aparece el trabajo de la voluntad, que se fortalece gracias a pensamientos en los que no se deben dejar colar otros que no sean los que conduzcan a la meta.


La fuerza está en cambiar los pensamientos voluntariamente, una vez que estos aparezcan e intenten desanimarle. En ésta temporada navideña muchos son los que esperan mantenerse en línea o los que deben alimentarse correctamente por causa de salud, otros tal vez quieran mantenerse alejados de algún vicio, en este sentido lo que se debe recordar es que los pensamientos son voluntarios y se pueden cambiar si usted lo desea, aún frente a las tentaciones; el cerebro hace lo que usted le pide, esa es la fuerza de voluntad, póngala en práctica y adelante. Usted sí puede.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Emociones descontroladas

Yosmar Fernández Villegas CNP 19.899 / Estudiante de Psicología
divanparatodos@gmail.com Twitter: @yosmarfvillegas

Las emociones forman parte central de la vida de los seres humanos y ellas se elaboran gracias a las experiencias vividas y se evidencian en las conductas que están basadas en el temperamento y la personalidad.

El temperamento natural guía el carácter aprendido desde la infancia y rige las conductas en base a los patrones de su personalidad, pero muchas veces las personas no aprenden el autocontrol basado en la inteligencia emocional, que permite identificar las emociones y tener las herramientas para controlarlas.

Cuando esto ocurre las personas experimentan emociones descontroladas que hacen que actúen de una forma que luego pesa y se convierte en vergüenza para quien experimenta este descontrol, en este sentido es recomendable identificar si esto le ocurre con frecuencia para que siga ciertos pasos que pueden ayudar.

Pasos a seguir
Principalmente es necesario reconocer que éste tipo de conducta le trae consecuencias negativas, que debe evitar para tener un mejor desenvolvimiento social.

Una vez que reconozca que debe cambiar, es necesario que se haga un auto examen para que logre hacer conciencia de los momentos que desencadenan sus actitudes negativas.

Cuando tenga seguridad de las situaciones que desencadenan su descontrol, asegúrese de tenerlo presente en todo momento, para que lo identifique cuando ocurra en la cotidianidad.

Ensaye previamente la nueva actitud que quiere tener y practíquela, conviértala en pensamientos continuos y repase mentalmente cómo reaccionará una vez que se enfrente a las situaciones detonantes.

Cuando experimente la situación actúe según el ensayo de manera consciente y si considera que no fue suficiente y observa que a pesar de las recomendaciones no puede controlarse, busque ayuda psicológica para que pueda superarlo.

La orientación psicológica es necesaria para todas las personas, porque el profesional de la psicología no solo atiende trastornos relacionados a psicopatologías psicológicas, sino que también orienta las personas a mejorar su calidad de vida, ayudando a redirigir su conducta de una manera adecuada, así que la recomendación es tener un profesional de psicología de cabecera, que pueda ayudar de una manera profesional y adecuada para una vida más saludable y feliz.



lunes, 14 de diciembre de 2015

Distorsiones cognitivas

Yosmar Fernández Villegas CNP 19.899 / Estudiante de Psicología
divanparatodos@gmail.com Twitter: @yosmarfvillegas

Los errores forman parte de la vida del ser humano y una de las características principales de éste es la capacidad para aprender, lo que hay que saber es que también se aprenden errores que se deben corregir para evitar presiones innecesarias que sólo aportan estrés e incomodidad.

La influencia de las experiencias vividas y todo lo que se aprende de los padres, ejercen una fuerza inquebrantable en la forma en cómo se enfrentan las situaciones. Gracias a ésta especie de programación, el ser humano se guía inconscientemente para asumir pensamientos que generan emociones y conductas negativas. La buena noticia es que se puede revertir.

Es necesario identificar algunos de éstos errores aprendidos, que se instalan como todos los demás aprendizajes en la estructura cognitiva. Entre ellos figura el “pensamiento de todo o nada”, en cuyos pensamientos predomina el uso de palabras como “nunca”, “todos”, “siempre”; estas ayudan a generalizar erróneamente.

La sobregeneralización es otro error cognitivo que genera la sensación de no poder lograr algo, sólo porque una vez no se pudo lograr. Se trata de juicios abarcadores y extremistas que lo único que logran, es impedir que las personas puedan tomar iniciativas en sus vidas.

Por su parte el “filtro mental” ayuda (como su nombre lo indica) a filtrar los detalles positivos de un contexto para focalizar sólo los negativos, viendo fracasos en situaciones que han sido positivas y haciendo sentir (a quien desarrolla éste tipo de pensamiento), frustración y fracaso.

“Los deberías” son perfectos para ocasionar grandes estados ansiosos, esenciales para producir estrés en grandes cantidades. Se trata de metas en ocasiones hasta fantásticas e imposibles de alcanzar; basadas en lo que “debería ser”, que son aplicadas sin importar el contexto.

Muchas personas se centran en “saltar a conclusiones”, un tipo de pensamiento que se caracteriza por asumir algo negativo como suponer las intenciones de otros y predecir resultados antes de que sucedan, caldo de cultivo perfecto para el miedo pánico ante nuevas experiencias.

Estos son algunos errores, distorsiones cognitivas que perturban la tranquilidad, iniciativa, el goce de la vida, la felicidad. Tomar conciencia de ellos es el primer paso para comenzar a tener una vida más longeva y agradable, donde no solo usted estará a gusto con usted mismo, sino también las demás personas a su alrededor.

lunes, 7 de diciembre de 2015

El poder

Yosmar Fernández Villegas CNP 19.899 / Estudiante de Psicología
divanparatodos@gmail.com Twitter: @yosmarfvillegas

La sensación de poderío permite al sujeto experimentar placeres que paulatinamente se presentan con mayor frecuencia; la conducta déspota, imponente, otorga experiencias resultantes que cada vez son más efectivas en el modelamiento, haciendo que la persona, víctima de las acciones del poder, se sienta cada vez más omnipotente.

La omnipotencia consolida el falso concepto de que lo puede todo y comienza a deshumanizar el contexto con una despersonalización que se hace cada vez más contundente. El apoyo a su alrededor alimenta el trastorno y se evidencia un contagio social en un círculo que se alimenta de sus necesidades y deseos satisfechos.

La naturaleza hedonista del ser humano se hace evidente y se convierte en centro de interés para quienes conforman el circulo, en el que cada vez hay más personas que desean entrar. Cuando los logros alcanzan conquistas arrasadoras el juego se revierte afectando a los más desposeídos, que no forman parte del círculo.

Por todo lo anterior es conveniente la comprensión de que el equilibrio, capaz de mantener la salud mental y social, es lo más recomendable para cualquier familia, comunidad, organización, pueblo, ciudad, estado o país. Otorgar poder absoluto a uno sólo en la familia, traerá insatisfacción al resto.

La recomendación es el equilibrio, el compartir los deberes, los derechos, compartir las obligaciones, tomar en cuenta todas las ideas, respetar la diversidad de pensamientos, haciéndonos cada vez más asertivos y menos agresivos. La ciencia lo respalda, la espiritualidad lo exige, la vida lo demuestra.


De allí el dicho “lo que es bueno para el pavo, es bueno para la pava”. Hay que formar parte de círculos, equipos, grupos saludables, que permitan el equilibrio y haya una dosificación de poder que no se salga de control y que no pierda su norte, para que seamos no solo buenos ciudadanos, sino buenos hermanos como lo manda la ley de los hombres y la ley de Dios.